Laicismo, religión y masonería

 La masonería no es una religión ni un sustituto de la religión. No impone ni recomienda ninguna fe o la falta de ella. Así pues, un masón puede profesar la religión que desee o ninguna sin entrar en contradicción con los principios masónicos.

La masoneria regular adogmatica se ha declarado laica, que en ningun caso significa antirreligiosa.

El laicismo reposa en el principio de la libertad absoluta de conciencia. Libertad de espíritu: emancipación respecto de todos los dogmas: derecho a creer o no creer en Dios; autonomía del pensamiento frente a las limitaciones religiosas, políticas, económicas; liberación de los modos de vida en relación con los tabúes, ideas dominantes e ideas dogmáticas.


La “laicidad” intenta liberar al ciudadano de todo lo que aliena o pervierte el pensamiento, especialmente las creencias atávicas, los prejuicios, las ideas preconcebidas, los dogmas, las ideologías opresoras, las presiones de orden cultural, económico, social, político o religioso, trata de desarrollar en el ser humano, en el cuadro de una formación intelectual, moral y cívica permanente, el espíritu crítico así como el sentido de la solidaridad y de la fraternidad.

La masonería respeta sobremanera a los creyentes y a las iglesias, defiende su derecho y su deber a su auto-gestión y auto-financiación, para que, en plena libertad puedan desarrollar sus actividades sin ingerencias externas.

Sin embargo, algunas iglesias, en especial la católica, si son combativas contra la masonería, principalmente esgrimen una razón: “Los masones tienen un concepto de la divinidad opuesto al de la revelación judeo-cristiana. No aceptan al Dios Trino, único y verdadero. Su deidad es impersonal. El falso dios de la razón.”

Sin embargo, algunas iglesias, en especial la católica, si son combativas contra la masonería, principalmente esgrimen una razón: “Los masones tienen un concepto de la divinidad opuesto al de la revelación judeo-cristiana. No aceptan al Dios Trino, único y verdadero. Su deidad es impersonal. El falso dios de la razón.”

Pueden consultar los documentos donde el catolicismo prohíbe la masonería:

  • Clemente XII, In Eminenti, 24 abril, 1738.
  • Benedicto XIV, Providas, 18 mayo, 1751.
  • Pío VII, Ecclesiam a Jesu Christo, 13 sept., 1821.
  • León XII, Quo Graviora, 13 marzo, 1825.
  • Pío VIII, Traditi Humilitati, encíclica, 24 mayo, 1829.
  • Gregorio XVI, Mirari Vos, encíclica, 15 agosto, 1832.
  • Pío IX, Qui Pluribus, encíclica. 9 nov., 1846.
  • León XIII, Humanum Genus, encíclica, 20 abril, 1884.
  • León XIII, Dall’alto dell’Apostolico Seggio, encíclica, 15 de octubre1890.
  • León XIII, Inimica Vos, encíclica 8 diciembre, 1892.
  • León XIII, Custodi Di Quella Fede, encíclica 8 diciembre, 1892.

Otras religiones, especialmente las monoteistas, han condenado igualmente la masonería.

Compartenos en redes sociales.